Nunca sé lo que le puedo decir a un taxista.  No quiero ser una persona que le de flojera, que no le hable, que parezca prepotente o arrogante.  Un chofer me acaba de contar que había conducido carros varias veces para la Julieta Venegas y que como persona Julieta Venegas le daba mucha flojera, que no hablaba, que no salía en la noche después de sus conciertos, que no era nada divertida.  Y no sé si creerlo o no, pero igual y para mí me recordó otra vez de eso de saber hablar, platicar, shoot the shit, cómo quién dice, sin pedos en la lengua (ya sé que es sin pelos pero suena mejor con el neologismo.)

Bueno entonces como es la Feria Internacional del Libro ahora y como estoy trabajando y como me dieron vales de taxi (por lo menos ayer), entonces anoche me movilicé en taxi, igual como hoy en la mañana.  Y en los dos casos, platiqué con el taxista.  Me parece que el pasajero normalmente tiene que iniciar la conversación, a veces empiezan a hablar ellos primero, pero los buenos taxistas esperan para ver si vas a decir algo.  Entonces anoche entablamos una conversación del dinero, de cómo salir adelante, de cómo ganar lo que uno necesita frente a las múltiples crisis economicos del mundo en este momento.  Y me explicó todas las muchas diferencias entre eso del precio del viaje con o sin facturas, recibos y comprobantes.  Pues me sentía bien, platicábamos sin broncas, sentía como si habláramos de confianza y estuvo bien.  Además aprendí algo de los precios de los taxis.  Me gusta aprender algo nuevo pues.

Hoy en la mañana otra vez surgió la plática del dinero, me preguntó qué estaba haciendo y en qué estaba trabajando y le expliqué.   Me dijo que él se jubiló del Tec hace unos años y que se distraía en la casa, que su mujer le hizo muchos pedos, tenía que limpiar frijoles y cosas así y me dice yo no soy para limpiar frijoles entonces compró su taxi y así anda.  Después de como quince minutos salió que su hija vive en Ft. Worth y después de un accidente hace un mes, fue allá y pasó un rato con ella y sus nietos.  Dice allá todo el tiempo se la pasan jalando, da hueva dijo.  Le dije, yo soy de Tejas también y me dice, o ¿sí? Y ya vi la pregunta rodando allí en su cerebro y le dije, soy gringo.  Y me dice, ah bueno.  Es que no sabía me dice.  Después me contó de uno de sus nietos que tiene quince años, nacido en Tejas que ahora quiere venir acá a Monterrey a trabajar.  Y el taxista-abuelo le dijo a su nieto que estudiara allá y que después podría buscar chambita Tec con su alto nivel de inglés.  Le pregunté si hablaba el nieto en español y me dijo pues sí, más o menos, pero no creas que sea del 100%.

Y ahora pienso, pues ¿quién de nosotros aquí en estas tierras entre Monterrey y Ft.Worth hable el inglés 100% y quien haiga dominado el español 100%?  Somos muchos y ninguno hablando one hundred percent bien.  Pero eso sí igual hacemos el intento pa' entretenerse y platicar un rato y pasarla bien.  Por qué al final de cuentas nadie quiere darle flojera al otro.  Sobra flojera en el mundo.  Sobra mucho.

3 comentarios:

gato. dijo...

Yo siempre tengo muchos problemas para platicar con taxistas...
a veces son un poco agresivos, como el mas reciente, de Guadalajara.
Lo primero que me dijo fué:
Y allá en Hermosillo, ¿pura machaca y carne asada no?
jajaja

jp dijo...

Pues sí es cierto, ¿vdd?

Broma, broma.

Sylvíssima dijo...

Lo bueno que aquí no andarás en taxis, querido, pero a esta chofera tuya sí le gusta la conversación en el carro, así que vete armando de historias.

Ya te quiero aquí.